expedición cananarí


Los pasos del Jaguar

En lo más profundo de la amazonía; allá, donde el tiempo y el espacio cobran otra dimensión; donde los seres humanos todavía caminan al ritmo de los pasos del jaguar; donde las anacondas todavía son navegadas en canoas cósmicas, allá queda el río Cananarí. No queda más que apreciar la intangible pureza inimaginable como de tiempos milenarios en una selva pura y prístina. Acá todavía no ha llegado la dinámica occidentalizada del concreto acelerado, por el contrario, el río, el Cananarí, lleva su propio ritmo pausado, pero imparable, (como el indio sereno que rema su canoa) serpentea abriendo paso entre la manigua, llevando el mensaje de los seres del agua, de los seres de la selva, vive entre cachiveras, lleva el mensaje de las formaciones rocosas hasta su unión de aguas, esa cupulación terrenal de los seres del rió junto al Apaporis: allí germinan las cataratas de Jasa Tatú. Aquí brotan los hombres y mujeres Jaguares del Yuruparí que vuelan como Guacamayas.

Proximas Expediciones grupales



12 al 18 de Julio

Tiquetes 11 al 20 de Jul


6 al 12 de Diciembre

Tiquetes 5 al 13 de Dic



$ 5`900.000

( Por persona :)

Desde Mitú. Quorum mínimo de 6 personas

itinerario

Este itinerario es un Punto de Partida para las dinámicas que se generan en la Expedición. Tenemos tres propósitos en el viaje: el primero es  visitar Caño Metales. El segundo es la visita al Tepuy de Morroco. el tercero es: visitar el Apaporis. Estos tres propósitos los desarrollamos con respecto a las dinámicas biorítmicas del territorio y de la comunidad indígena, iremos al ritmo del Río, el Cananarí, el eje central de esta inmersión cultural con efoque de peregrinaje itinerante, de los mensajes y susuros de la selva en la amazonía. 

DIAS antes

-Unas semanas antes de la Expedición tendremos reuniones virtuales, para revisar los aspectos técnicos y las reecomendaciones de los Payés. (chamanes y autorirdades espirituales del territorio) 


DIA 1

San José del Cananarí

Nos encontraremos en el aeropuerto de la ciudad de Mitú. El horario de la cita depende de los despachadores de las avionetas charters que nos llevan al territorio. (El éxito del vuelo depende de las condiciones climáticas y técnicas de las aeronaves de la zona) Volaremos a la comunidad de San José del Cananarí. Este vuelo es sumamente mágico sobrevolaremos por un tapete verde amazónico dibujado por hermosos serpenteantes caños y ríos de la selva. A veces algunos cerros de roca pequeños que se dibujan en el horizonte. Al llegar a San José del Cananarí, nos recibirán en la comunidad indígenas Taibanos, Cabiyarís, Barasanos y Desanos principalmente. Gente de la tradición Jaguares del Yuruparí. Tendremos una caminata corta por esta comunidad, donde conoceremos su composición social y política, también su formas de sobrevivencia a través de cultivos y pesca. La noche la pasaremos en una caseta comunitaria donde podremos guindar nuestras hamacas. Esta será nuestra primera noche de esta maravillosa aventura. 



DÍA 2

Por el río Cananarí hasta Altamira

Los amaneceres en la selva son una orquesta sinfónica natural, la  misma que acompañará nuestro desayuno tradicional indígena amazónico. Generalmente la base de la dieta de los indígenas es la yuca amarga, que después de un proceso le extraen el veneno y la convierten en casabe (Arepa de yuca) o Fariña (gránulos de yuca). Muy diferente a los desayunos americanos. Iniciaremos nuestra navegación a la comunidad de Altamira en conjunto con nuestro anfitriones de esta comunidad quienes son el equipo de trabajo que nos mostrará su territorio. Tomaremos el milenario río Cananarí en nuestra embarcación. Este río será el protagonista principal que serpentearemos por sus aguas durante varios días, será la magia y la vida de la selva que surcaremos en este peregrinaje navegante. Este día pasaremos la Cachivera de Mirití, es el primero de los 12 raudales que pasaremos en esta aventurera de expedición selvática. Luego de jalar nuestra canoa, en equipo con nuestros anfitriones llegaremos a la Cascada de Salto Carrizo de 3.5 mts de alto, donde podremos tomar un baño en el que las aguas de la Manigua serán parte de nuestro cuerpo y alma. Es quizás la iniciación de este camino por la selva. Continuaremos nuestra travesía de los Pasos del Jaguar hacia la comunidad de Altamira, donde llegaremos después de 2 horas aproximadas de navegación. Recuerda que las dimensiones del tiempo que tenemos en occidente son diferentes a los bioritmos de la selva, aquí, el tiempo se detiene en una máquina del tiempo y transcurre a su propio ritmo. La selva vive a su propio ritmo y los seres humanos no podemos hacer nada para cambiar su propia naturaleza. En la comunidad de Altamira viven aproximadamente 100 indígenas entre niños, adultos y abuelitos, tienen dos malocas, una escuela, una cancha de futbol y un sistema social y político muy bien organizado. En esta comunidad nos compartirán sus vivencias cotidianas sin libretos. Nos adaptaremos a lo que ellos estén haciendo y puedan compartirnos de su vida de chagra (siembra), pesca, artesanía, cocina, o incluso el futbol. Estas gentes son uno con la selva y van a ese mismísimo ritmo. Almorzaremos donde nos coja el almuerzo y cenaremos lo que la comunidad tenga para prepararnos. Aquí no hay supermercados ni tiendas y la comida que hay es la que se pesque, se case o se cultive en lo cotidiano.  Los menús a la carta aquí no han llegado y es parte del realismo mágico-cósmico de estas dimensiones. Por la noches entraremos en la Universidad local: La Maloca. Prácticaremos el arte del mambear (mascar polvo de coca) veremos como preparan el mambe, soplaremos "ñopo" (polvo de tabaco), obviamente si sientes el llamado de hacerlo; y compartiremos las historias que salgan y que tengan el orden cósmico para llegar a nuestros oidos. Esta es una oportunidad maravillosa para aprender del conocimiento de estas tribus originarias, que generalmente lo hacen en las casas sagradas, por las noches, mambeando, en esta nave cósmica, donde también guindaremos nuestras hamacas y descansaremos. 


DÍA 3

El rojo de Caño Metales

Luego de nuestro desayuno tradicional indígenas, nos embarcaremos en esta expedicón itinerante por el río Cananarí, seguiremos bajando por el curso del río por una hora aproximadamente, hasta la desembocadura de Caño Metales, que entrega sus aguas al Cananarí. Subiremos navegando por este Caño (los ríos pequeños son llamados caños en la selva) de aguas cristalinas con colores rojos. Parece Caño Cristales, pero no tiene plantas. Su color es como el de un vino tinto y es dado, por la cantidad de hojas que caen del bosque, las cuales tienen gran cantidad de teaninos y esta sustancia es la que le da ese tinte a estas aguas (como en muchos caños de la selva), pero este tiene una cantidad elevada a la pontencia que lo tiñe más que cualquier otro. Entre otras cosas, los caños cuando nacen en lajas de piedra, en la selva, y no tienen barro en la profundidad de su suelo, no traen sedimentos de tierra, y sus aguas son cristalinas. Esta conjunción nos da este regalo. Es como navegar en un vino tinto gigante, en una pequeña canoa. Subiremos por el caño una hora aproximadamente hasta el Campamento Metales donde guindaremos nuestras hamacas con mosquietero y nos instalaremos para pasar una noche en la mitad de la nada, o mejor dicho, del TODO, en el corazón de la selva. Los almuerzos, los desayunos y las cenas, de esta expedición se van dando en la medida que va transcurriendo el mismo ritmo del viaje y de la expedición. Luego de instalar nuestro campamento, subiremos una hora caminando entre un sendero de selva que sube por Caño Metales, a veces entre el agua, hasta Salto Metales, una hermosa cascada escalonada que baja con toda la fuerza de la selva. La contemplaremos hasta que queramos y la selva nos lo permita. Bajaremos a nuestro campamento y si el firmamento nos lo permite, las estrellas serán cómplices de nuestros seres vagabundos. 



DÍA 4

Puerto Morroco y la Maloca más grande de este Mundo

Amanecer en un campamento en pleno corazón de la amazonía es quizás, uno de los regalos más maravillosos que pueden recibir nuestras almas. A veces es un poco nostágico desarmar un campamento, porque algo pasa cuando llegamos a estos lugares sagrados y nos conectamos, sin embargo, el peregrinaje itinerante continua por la selva y debemos seguir nuestra ruta de navegación, esta ves con rumbo a la Comunidad de Puerto Morroco (6 horas de navegación aproximadamente). Bajaremos de Caño Metales, hasta su desembocadura y tomaremos nueavemente nuestro padre central de la expedición: El río Cananarí. Esta ves, siguiendo su curso sepenteante aguas abajo, nos encontraremos con 11 pequeños raudales, unos más grandes que otros: La Hamaca, Palito, Trueno, Masa, Guacamaya, Araña, Caimo, Macú, Pava, Morroco, Sapito. Cada uno de estos con una historia inagotable en la mitologia Yuruparí.  Algunas veces estos raudales se pueden navegar, dependiendo del tamaño del río. Otra veces no se pueden navegar algunos y debemos bajarnos de la canoa para trabajar en conjunto con nuestro equipo de anfitriones, jalando la canoa o empujándola con fuerza para seguir nuestro curso río abajo. Algunas veces debemos bajarnos de la canoa y caminar por el sendero contiguo al río, mientras la embarcación con el motor pasa el raudal sin tanto peso. El almuerzo será en campo, en el punto que nos coja. Y llegaremos a la comunidad de Puerto Morroco, cuyas características principales son en primera instancia la maravillosa vista de los Cerros de Morroco imponentes y cercanos, mágicos y misteriosos; y en segundo lugar, la Maloca más grande de todo el Apaporis, construida por esta maravillosa comunidad, de aproximadamente 30 personas, bendecidos por vivir en este lugar tan maravilloso. Esta es la cuna donde nacieron las ideas de hacer estas expediciones y en donde nacieron los permisos para poder venir a compartir en estas tierras del Resguardo Activa, con los permisos políticos y espirituales por los Payés (los chamanes sabedores, ancianos del territorio). Nos instalaremos en la gran maloca cósmica de Puerto Morroco, donde guindaremos nuestras hamacas y tendremos la oportunidad de compartir con las gentes jaguares de la tradición Yuruparí, de esta comunidad. Mambearemos, soplaremos ñopo, contaremos historias nuestras y de ellos y seremos felices de intercambiar conocimientos entre los nativos y occidente, finalmente, todos, hijos de la Madre Tierra. Cenaremos lo que nos brinden en esta casa. 



DÍA 5

La Ventada del Mundo del Tepuy Morroco: donde se dibuja el horizonte del planeta. 

El Cerro de Morroco es un Tepuy o formación rocosa del Escudo Guyanés, estar aquí es como estar en el mismísimo Chiribiquete. Nuestro propósito será llegar a la majestuosa Ventana del Mundo, qué mejor nombre para un lugar, no sólo por lo que es si no por lo que se siente. Para llegar a la Ventana del Mundo tomaremos un sendero por selva húmeda tropical, que después de 3 kilómetros, 300 metros de desnivel y aproximadamente 3 horas de caminata con mucha humedad, nos permite llegar a semejante regalo. Estar aquí, sentados, apreciando el horizonte, a través de esta ventana, es uno de esos sellos que quedan grabados en nuestras almas para siempre. Entre otras cosas de los Cerros de Morroco es visitar las pinturas rupestres, que están a 2 horas caminando desde la Ventana del Mundo. Esto lo haremos si el tiempo, el clima y las condiciones del grupo se dan. Y si esto confluye, no hay nada más maravilloso que conozcamos las pinturas rupestres de los Cerros de Morroco presentadas nada más y nada menos que por los mismos herederos de la tradición originaria que hace miles y miles de años pintó estas pinturas. Es como recibir de primera fuente, la información original de los artífices cosmogónicos que realmente conocen su verdadero significado. Con todo respeto para los arqueólogos y antropólogos que en su visión científica, generalmente han supuesto sus propioas interpretaciones de occidente. Ver estas Pinturas Rupestres guiados para la misma tradición indígena es un privilegio sin precedentes. Un gran tesoro. Luego de todos estos regalos descenderemos para tomar nuestro equipaje y seguir nuestro peregrinaje itinerante hacia la comunidad de Buenos Aires, que queda a una hora y media, bajando por nuestro padre de expedición: El Cananarí. Al llegar a esta comunidad, casi como la capital de este resguardo Activa, con más de 500 habitantes, nos ubicaremos en la casa que nos indiquen las autoridades del territorio y pasaremos la noche compartiendo con la comunidad, obviamente, después de una deliciosa cena. 



DÍA 6

Los Regalos del Apaporis

Llegó el ultimo día de este peregrinaje itienerante navegante por el río Cananarí. Esta ves seguiremos bajando río abajo hasta la desembocadura de estas aguas en el majestuoso y gran Apaporis. Nos adentraremos en este río y veremos con nuestros propios ojos esas mesclas entre lazadas de aguas mansas de la selva, el Cananarí se hace uno con el Apaporis, se funden en uno solo, esto es un gran espectáculo natural. Tendremos ese gran privilegio y regalo de navegar y conocer el mítico Apaporis, gran río sagrado de la gran Anaconda de la tradición Yuruparí. Almorzaremos en una de las orillas del río Apaporis, recibiendo los regalos de la magia que lo esconde. Volveremos a Buenos Aires, donde cenaremos y pasaremos la última noche de esta maravillosa expedición, culminaremos de esta manera: Los Pasos del Jaguar, de la Expedición Cananarí.


DÍA 7

La Selva desde el cielo

Estaremos muy pendientes de las instrucciones de las torres de control de las aeronaves para saber los horarios de nuestros vuelos que nos sacarán de esta dimensión mágico-cósmica a la realidad de la civilización de la ciudad de Mitú. El vuelo por encima de la selva, será la despedida de este grandioso viaje :)

Incluye

✓  Vuelo Charter privado: Mitú - San José del Cananarí.

✓  Vuelo Charter privado: Buenos Aires - Mitú.

Desayunos, almuerzos y cenas dentro de la expedición desde Mitú

Embarcación a motor de navegación durante 7 días.

Gasolina para las navegaciones.

Aportes a los sabedores y chamanes

Permisos y pagos de las noches de alojamiento en las comunidades de San José del Cananarí, Altamira, Caño Metales, Puerto Morroco y Buenos Aires.

Permisos y pagos de acceso al Resguardo Indígena Activa. Comunidades de San José de Cananarí, Altamira, Morroco y Buenos Aires. 

Tour Líder de la Expedición desde Bogotá. 

2 guías locales durante toda la expedición en el Apaporis

Permisos y aportes de ingreso para la Caminata al Cerro Sagrado de Morroco y sus pinturas rupestres, Tabién Caño Metales. 

Mujer de cocina ;)

Aportes y permisos para la visita a la Chagra (huerta)

Caminata con guía local al Cerro Urania en Mitú.

Seguros de Asistencia Médica (no cubren en Cananarí Solamente en Mitú)

Seguros de Rescate aéreo o helicoportado.

Chalecos salvavidas para las navegaciones. 

Tiquete Bogotá - Mitú - Bogotá del Tour Líder. 

Operación logística de toda la expedición. 

Teléfono Satelital para emergencias y logística. 

No incluye

x Días y noches de estadia y de espera en MItú. Son 7 días de Expedición Altamira. Y son 10 días de viaje con respecto a los tiquetes. Los días que sobran en Mitú son por cuenta independiente de cada uno. 

x Tiquetes Satena: Bogotá - Mitú - Bogotá (entre $600,000 y $900.000)

x Refrigerios

x  Impuesto turístico en Mitú $33.000

x Gastos no estipulados

x Tasas aeroportuarias. ($20.000 Aproximadamente)

x Sobrecostos por retrasos en vuelos o itinerarios que no dependan de la logística de Colombia Oculta.

x Carpas, hamacas, mosquiteros, aislantes, sábanas.

x Menaje personal de comida (platos, vaso, cubiertos personales)

x Desplazamiento del aeropuerto de Mitú al Hotel ida y vuelta.

x Llamadas satelitales. 

Servicios Adicionales

-Emisión de tiquete aéreo: Bogotá - Mitú - Bogotá

Recomendaciones Generales

Seguir las recomendaciones del guía, cumplir los horarios de los itinerarios, en el viaje olvidarse de la vida cotidiana y dejarse impregnar por la belleza natural del lugar. Conectar tu mente con el lugar y pedir permiso desde antes a la Madre Naturaleza para poder estar en estos templos sagrados.  No recoger piedras ni llevarlas, ya que pueden alterar el entorno espiritual del lugar. Caminar en silencio y llevar: 

-Una muda de ropa para viajar en los vuelos y los desplazamientos terrestres. 

-Una muda de ropa para caminar (pantalón largo que se convierte en bermuda, camibuso o camiseta manga larga, tennis o botas para caminar o sandalias para río)

-Muda de ropa para dormir (pantalón largo que se convierte en bermuda, camibuso o camiseta manga larga, tennis o botas para caminar o sandalias para río).

-Elementos de aseo personales. (Papel higiénico, jabón, crema dental etc)

-Botas de caucho

-Sandalias de treeking

-Binóculos si quieres ver pájaros. En Mitú vamos a buscar el Gallito de Roca. (En silencio!)

-Documentos de identidad  

-Medicamentos personales

-Vestido de baño

-Cantimplora

-Gorra de sol

-Bloqueador, natural sin químicos. O no usar.

-Repelente de insectos. (Recomendamos tomar teamina una semana antes del viaje) (abundante)

-Linterna y pila de repuestos

-Cámara fotográfica

-Powerbank solar (preferiblemente para cargar sus baterías de cámara y celular)

-Bolsas ziploc de varios tamaños para guardar los elementos electrónicos. Y para guardar todo en kits. 

-Sobres de sales de rehidratación.

-Todo guardado en bolsas plásticas

-Menaje personal: Plato hondo y vaso de plástico. Cuchara, tenedor y chuchillo.  

- Filtro purificador de gua o pastillas purificadoras. (opcional, allá hervimos el agua)

-Toalla pequeña

-Snacks para los días. (Los programas incluyen desayunos, almuerzos y cenas).  Lleva siempre un paquete pequeño de alimento para emergencias como un enlatado o bolsa de comida leofilizada que debe estar siempre en tu mochila. 

-Si es vegetariano lleva tu propia comida para que preparemos allá. 

-Ningún elemento camuflado

-Las noches se pasan en casas nativas. Se duerme Hamaca preferiblemente y lo más recomndado. O en carpa (no tan recomendado)

Hamaca con mosquitero incluido. Y las cuerdas para colgarlas. Kit ligero del tamaño del puño. 

-Carpa personal tipo iglú impermeable. Liviana. Con aislante o colchoneta ligera. (Esto si es difícil para usted dormir en hamaca)

-Poncho impermeable. 

-Bolsa de dormir para 15°C (pequeña compacta)

-Estar vacunado contra la fiebre amarilla y tétano. (No es obligatorio, sólo lo sugerimos)

-Morral manos libres de 35 Lt para las caminatas y ojalá todo guardado en este morral. 

-Morral pequeño de 10 litros de tela que cabe guardado en tu bolsillo. 

-En cuanto a la seguridad en conjunto con las autoridades locales y ambientales coordinamos con el Ejército Nacional los permisos y los lugares que pueden ser visitados para la tranquilidad del visitante.

-La temperatura promedio es de 30 grados centígrados puede llegar hasta 35 grados con humedad.

-Algunos recorridos se realizan por senderos no demarcados. Es importante llevar calzado con buen agarre y en lo posible un bastón.

-Los baños son cuartos de madera con pozos sépticos en las zonas rurales y en el monte. 

-Tomar tiamina 15 días antes para prevenir la picadura de mosquitos. 

-Regalos para las comunidades. NO ES OBLIGATORIO. SÓLO SI NACE DEL CORAZÓN: útiles escolares, cuadernos, colores, pinturas, cuentos infantiles, nylon de pesca, anzuelos, botas de caucho, ropa para los niños y para los adultos, linternas o lámparas de energía solar, balones desinflados y aguja para inflar de futbol, baloncesto o voleibol

-La comunidad (tribu aislada) carece de algunos elementos puntuales que pueden llevarse desde Bogotá. Si preguntamos con tiempo a ellos nos pueden indicar sus necesidades y quizás podamos llevarles esas cosas que necesitan. Esto no es obligatorio.

Políticas de Cancelación

1. Para cancelar el viaje se debe hacer 5 días antes de la fecha de partida y se devolverá el 90% del depósito de la Reserva, aparte de las deducciones o penalidades previamente establecidas que los proveedores efectúen, cuando los servicios no son utilizados. Esta devolución se hará dentro de los 30 días calendario a la     fecha en que se efectúe la reclamación. Sino se cancela con 5 días de anterioridad, no se devolverá el dinero. 

2. En caso de no presentación del cliente al viaje, no se realizará desembolso.

3. En caso de que el usuario de los servicios turísticos, incumpla por no utilizar los servicios pactados, cualquiera que sea la causa, la Agencia podrá exigir a su elección el pago del 20% de la totalidad del precio o tarifa establecida o retener el depósito o anticipo que previamente hubiere recibido del usuario.

4. En casos fortuitos (cambios climáticos, desastres naturales, derrumbes, percances en el transporte aéreo, terrestre o fluvial) en los que haya que cancelar el viaje, Colombia Oculta devolverá el 90% de depósito de la Reserva. 

Ver Términos y Condiciones de Colombia Oculta SAS.

Procesos de Reserva

Pasar el Formulario de Postulación y la llamada telefónica. 

Reservar mínimo con 5 días de anterioridad.

Contáctanos para iniciar los procesos de Pre-Reserva: reservas@colombiaoculta.org

Cuéntanos si necesitas tiquetes aéreos y las fechas de tu viaje.

Una vez asignada la Pre-Reserva escoge la FORMA DE PAGO:


Opción 1:

Consignación bancaria

Banco de Bogotá. Cuenta corriente # 083347807

Bancolombia. Cuenta de ahorros # 33600026475

A nombre de Colombia Oculta SAS NIT 900207968-9

Enviar vía mail (reservas@colombiaoculta.org) el comprobante de consignación con nombre, número de cédula o copia del pasaporte de los pasajeros y edad.


Opción 2:

Tarjeta de Crédito (Para hacerlo ya debes tener una pre-reserva asignada)

DATÁFONO VIRTUAL.

Wompi Bancolombia. 6% adicional.

Paypal con 6% adicional

Payonner con 6% adicional

¿Por qué Colombia Oculta? 

Por que somos seres concientes. Nos gusta apoyar las comunidades nativas y creemos que el turismo es una de las maneras más sanas para hacer crecer la economía justa y solidaria del país. Porque tejemos relaciones con las comunidades indígenas y nos gusta que los guías y gente que nos colaboran sean locales e indígenas. Pero también blancos, negros, mestizos y de todas las razas. Al final todos somos hijos de la Madre Tierra. Gracias por elegirnos ;)